"Si tus acciones inspiran a otros a soñar más, aprender más, hacer más y ser mejores, eres un líder". John Quincy Adams

Busca en este Blog

martes, 13 de enero de 2015

El Optimismo Inteligente.


Comenzamos el año 2015 con un vídeo de esos que motivan, que nos gusta ver porque simplifican aspectos que creemos imposibles, difíciles, desagradables, que nos merman energía y nos amargan la existencia. Nos gusta visualizarlos y compartirlos porque nos dan recetas mágicas que podemos probar y desechar si no nos funcionan.

El vídeo que comparto con vosotros hoy, trata del optimismo inteligente. En él se desgrana qué es y no es el optimismo inteligente, cuáles son los pilares que lo sostienen y las actitudes que han de ser desarrolladas.

Comencemos.  
 Qué NO es optimismo inteligente.

No es una forma de ver la vida de color de rosa.

No es una manera pasiva de aceptar la realidad venga lo que venga.

No es un optimismo ilusorio. 

Entonces si este tipo de optimista no es un flower power ¿ qué es?

El optimista inteligente ve la realidad que le rodea sabiendo que hay cosas que no funcionan, pero teniendo el convencimiento de que todo es mejorable. No niega la realidad, la acepta, pero elige ver el vaso medio lleno y avanzar, en vez de quejarse, arrugarse y quedarse pegado al problema diciéndose así mismo ¡para qué intentarlo!
 
Cuáles son los pilares del optimismo inteligente.
 

En el optimista inteligente, encontramos:

Actitud de acción:   

  • Pase lo que pase, el optimista no sólo cree sino que confía en que las cosas pueden mejorar.
  • Al confiar plenamente en que el problema tiene solución, desarrolla comportamientos que le acerquen a esa resolución o mejora,
  • Generando oportunidades que le ayuden realmente avanzar.

Su lema:

“No permitas que tus palabras encadenen tus acciones”

 
Actitud de cambio:  

Ya hemos visto que el optimista inteligente es consciente de la realidad, acepta lo que está pasando pero no se somete a ella con conformismo. Avanza intentado cambiar lo que a su alrededor no funciona.

Entre las competencias más importantes que todo optimista inteligente posee, está sin duda una gran capacidad de adaptación para seguir desarrollándose y una vez más, seguir avanzando.

Actitud contagiosa:

¿Quién no se ha contagiado del buen rollo que desprenden los optimistas?

El optimismo, al igual que el pesimismo, se contagia.

Imagínate si pudieras “sustituir” a ese compañero, amigo, pariente que te amarga la existencia mostrándote lo dura que es la vida y lo difícil que es todo, por esa otra persona que aun reconociendo que no estás en tu mejor momento, te anima a que te pongas en marcha. ¡Sería la repera!

Pues intenta rodearte de gente así, te ayudará a cambiar la percepción de lo que acontece dentro y fuera de ti.

Y por último, lo más importante:

Ser optimista, cómo dice el vídeo, es una elección (aunque haya estudios que demuestren la importancia de la carga genética en nuestra percepción de la realidad). Ten en cuenta la frase que cierra el vídeo:
 

“La vida puedes jugarla a ganar o a no perder, tú decides”

 ¿Qué vas a decidir tú?


Fuente: pixabay

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...