"Si tus acciones inspiran a otros a soñar más, aprender más, hacer más y ser mejores, eres un líder". John Quincy Adams

Busca en este Blog

sábado, 25 de enero de 2014

No es lo mismo dirigir que manipular, ¡qué va!


 
El tema de hoy surgió en una comida navideña entre colegas a los que hacía tiempo no veía.

“Bueno, todos hemos manipulado a nuestros colaboradores alguna vez, en eso consiste dirigir ¿no?”. 

Con esa pregunta se encendió la mecha del debate. No me gusta, por principio, la manipulación; ni ejercerla y mucho menos sufrirla. Si echo la vista a atrás, mis principales conflictos tanto personales como profesionales han surgido al ser consciente de que se estaba manipulando, distorsionando la realidad para conseguir un fin que muchas veces ni estaba definido.

Sacamos los smartphones y buscamos la definición de uno y otro término:

Entre las múltiples definiciones que encontramos en el diccionario de la RAE:

Dirigir es

Guiar, mostrando o dando las señas de un camino.”

Gobernar, regir, dar reglas para el manejo de una dependencia, empresa o pretensión”.

Orientar, guiar, aconsejar a quien realiza un trabajo”

 
Mientras que manipular es

 Intervenir con medios hábiles y, a veces, arteros, en la política, en el mercado, en la información, etc., con distorsión de la verdad o la justicia, y al servicio de intereses particulares”.

Manejar alguien los negocios a su modo, o mezclarse en los ajenos”

 
Creo que está clara la diferencia ¿no?; una cosa es ser hábil socialmente, manejar información y comunicarla en la medida en la que esta sea necesaria para orientar al equipo y conseguir alcanzar resultados y otra muy distinta dar a todo la vuelta como a un calcetín y jugar a las amistades peligrosas para llegar aparentemente a la misma meta.

En esa comida, había comensales que tenían tan interiorizada la práctica que ya ni se daban cuenta de que la mentira y la distorsión formaba parte no ya de su forma de dirigir, sino de su forma de ser. Tan ciegos estaban que incluso hablaban maravillas del efecto que un “divide y vencerás” tenía sobre el departamento e incluso la organización.

Otros menos valientes o más moderados, vete tú a saber, aun reconociendo que en alguna ocasión habían puesto en práctica el arte de manipular  -lo que se justificó como  segmentación de la información” e incluso “dotes de mando” y “gestión de conflictos”- lo habían hecho muy puntualmente y siempre por el bien común.

En mi opinión cuando para conseguir resultados es necesario manipular y hacerlo por sistema, algo falla en el equipo, en la empresa, en nosotros mismos o todo a la vez.

Como sufridora de manipulaciones y no siendo fácilmente manipulable, puedo asegurar que los efectos son demoledores. Quien imprime a su estilo de liderazgo esa marca personal acaba solo, aunque aparentemente siga rodeado de multitudes.

El problema es que en la cuneta deja tiradas y aparcadas demasiadas ilusiones, motivaciones y talento.

Modificando el estribillo de la canción No es lo mismo” de Alejandro Sanz:

No es lo mismo ser que estar,

No es lo mismo dirigir que manipular, ¡qué va!

No es lo mismo, es distinto

¿Qué opinas?

 

 

 

miércoles, 8 de enero de 2014

Be happy: Si es tan sencillo por qué nos cuesta tanto





Ahora que hemos vivido días de fraternidad, de ilusión, de buenos propósitos. Ahora que al ralentizar el ritmo frenético de nuestro día a día nos hemos dado cuenta de todo lo que nos estorba  y queremos cambiar; ahora que fijamos metas para el año que comienza, ahora tal vez seamos conscientes de que ser felices nos cuesta horrores.

Ya sé que estáis hartos de post como éste, del tipo “vamos chic@ tú puedes cambiar el rumbo de tu vida” o “ser feliz no es cuestión del cuánto sino del cómo” pero no está demás repetírnoslo hasta que interioricemos que efectivamente la felicidad la podemos encontrar en pequeñas cosas y siempre que cambiemos nuestra percepción respecto a lo que nos rodea. Por eso te invito a hacerlo:

 

Evalúa tu punto de partida visualizando el vídeo

 

En el vídeo que comparto con vosotros hoy se hace un repaso de todo lo que estando a nuestro alcance puede hacernos felices; estoy segura de que las conoces de sobra pero las pasamos por alto con demasiada frecuencia. No son nuestra prioridad.

Por ejemplo: ¿Cuánto hace que no bailas o cantas a voz en grito liberando estrés? ¿Cuándo fue la última vez que te regalaste algo a ti mism@ así porque sí, porque tú lo vales? ¿Cuándo perdiste la curiosidad por aprender cosas  nuevas o dejaste de ver la realidad desde diferentes puntos de vista para percibirlo sólo desde tu posición, muchas veces defensiva? ¿Cuándo dejaste de ser proactiv@ para cruzarte de brazos?

Bien, al visualizar el vídeo anota lo que olvidas con más frecuencia, lo que más ausencias tiene en tu vida.
 
Elige acciones de mejora.

Una vez que tengas tu lista completita, plantéate por cual vas a comenzar a trabajar durante el 2014 para hacer que se convierta en un gran SI al final del año.

Mejor comenzar con las más sencillas y realistas… tienes tiempo de trabajar el resto.

Para que funcione se constante; no vale de nada cogerlo con ganas y a los pocos días dejarlo olvidado en la caja de los propósitos de enmienda, esa que todos tenemos repletita de polvo y telarañas.

 De vez en cuando haz balance.

Nada mejor para ello que regalarse un momento largo para hacer nada y para dejarse llevar mientras miras las musarañas.

Utilízalo para revisar tu plan. Si algo no va bien no te desanimes. Es mejor intentarlo que quejarse amargamente sin poner remedio.

Ya sabes: 
 
“Siempre parece imposible hasta que se hace” (Nelson Mandela).

 


 

 
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...