"Si tus acciones inspiran a otros a soñar más, aprender más, hacer más y ser mejores, eres un líder". John Quincy Adams

Busca en este Blog

domingo, 27 de enero de 2013

9 características del Jefe “Hoy por ti, mañana por mí”


¡Pero qué majo es mi Jefe!, siempre  dispuesto a escucharme, a echarme una mano, a resolverme cualquier problema… me comprende, comparte su tiempo conmigo, es sensible a mis necesidades. ¡Qué suerte he tenido!

Si su Jefe está situado en la franja insana (de la que se ocupa este post), pregúntale dos años más tarde…

 Los Jefes “Hoy por ti, mañana por mí” -también conocidos como Mr/Mrs. “No te preocupes que yo te ayudo”- pertenecen al Eneatipo 2 y parecen haber nacido sabiendo qué tecla tocar para hacer que te sientas único e importante; emocionales, sumisos y optimistas, su entorno es para ellos como el espejo de la Madrastra de Blanca Nieves, lo que al mirarse vea reflejado en él será la verdad absoluta. Llevan un barómetro de opinión incorporado, constantemente activado valorando su popularidad, su influencia, su aceptación. Para conseguir mantenerla o aumentarla harán cualquier cosa por dar, con el único fin de recibir.

¿Qué es lo que vemos?

    1.     Son como imanes, tremendamente seductores. Aparentan disponer de todo el tiempo del mundo sólo para ti porque tú eres un ser especial. Si tienes al niño enfermo “quédate en casa y llámame si me necesitas”; si se te ha averiado el coche “no te preocupes, yo paso a recogerte”; con esta puesta en escena expanden por la Organización el halo de tipo majo, que entiende a todos y a todos escucha.

El altruismo aparente queda desdibujado cuando rascas un poquito; necesita que tengas esa opinión de él para atraparte en su red; entiende la vida como una cadena de favores, y aunque no lo explicite, espera que en algún momento también tú  saldes las deudas contraídas ayudándole en aquello que te pueda pedir, sea lo que sea y estés o no de acuerdo. Y tú que pensabas que te los “regalaba” si no los devuelves le decepcionarás profundamente.

2.     Necesitan ser el centro de atención. Son “el muerto en el entierro, la novia en la boda y el niño en el bautizo”. Su agenda diariamente estará cargadita de reuniones – fijadas e improvisadas-, comidas, actividades deportivas… de la mañana a la noche al servicio de los demás –especialmente disponibles para los que ostentan el poder-.

 Con tanto trajín es normal que acaben exhaustos algo que les encanta difundir y además con todo tipo de detalles “estoy agotado, ayer me acosté a las 3 de la mañana; terminé un informe para Carlos, el Jefe de Contabilidad – el pobre estaba atascado- después de un día de locos: reunión a las 8 en la sede de la compañía, comida con los súper jefes a las 3, partido de tenis con el equipo que hemos formado con los de RRHH…” también tú acabarás cansadísimo escuchándoles, tienen una cierta tendencia a la verborrea.

3.     Aspiran a ser un Seven Eleven: resolverán cualquier tema a cualquier hora, sea o no de su ámbito competencial; les obsesiona estar permanentemente localizados, reparten su número de teléfono como si de rosquillas se tratase.

Mientras estéis reunidos, su móvil no parará de sonar, interrumpirá la reunión varias veces para leer los mensajes y correos electrónicos  que le lleguen; es más, si recibe alguno de alguien importante en la empresa, diciendo por ejemplo que quiere fijar una cita, soltará el móvil,  suspirará y os dirá “madre mía, de verdad que lo siento, tenemos que dejarlo aquí; el Director acaba de enviarme un mensaje, quiere verme ahora mismo; seguro que ha surgido un problema y necesita resolverlo conmigo  saldrá por la puerta como alma que lleva el diablo y os dejará plantados.

No les pidas que sigan un orden del día en las reuniones o que planifiquen y resuelvan metódicamente los asuntos pendientes de su equipo. Funcionan mucho con el “aquí te pillo, aquí te mato”. Sacar brillo a la casa de los demás es más importante que quitar las telarañas de la suya
  
4.     Les encanta pastelear, andar de aquí para allá regalando favores e intentando con ello construir la imagen de Tótem que debe ser adorado por los círculos más selectos. Para ser felices no les basta con buscar y encontrar la complicidad de esos círculos sociales VIP’s, el resto del mundo ha de conocerlo.

5. Gacetas informativas. Si quieres saber qué es lo que se cuece en tu empresa, pregúntales y con poco esfuerzo te enterarás. Serán más o menos explícitos en función de su nivel insano: desde el que cuenta con pelos y señales todo lo suyo y lo ajeno, hasta el que suelta frases codificadas sólo para abonados. Si quieres mantener tu intimidad a salvo, ni se te ocurra hacerle partícipe de ella, aunque sólo sean pinceladas…construirá un lienzo y lo expondrá.

    6. Organizador de la vida ajena. No creas que tardará mucho en darte consejos e indicarte cuales han de ser tus prioridades y necesidades vitales. Si todo en tu vida marcha bien, no te preocupes, ya se encargará de generarte algún conflicto para poder ser tu Gurú. Lo mismo hará en su ámbito de responsabilidad: los problemas si no existen, han de crearse para poder presentarse una vez más como el salvador/a del mundo.
 
5.     Quejicas. Si buena parte del día la pasan haciendo cosas por y para otros, el resto lo dedican a quejarse de lo poco que reciben, de lo injusta  que es la gente, del nulo valor que dan a sus esfuerzos…Le deben mucho y son unos ingratos, ¡que lo sepas!

6.     Tremendamente celosos. Si te consideran importante por el motivo que sea: tus conocimientos, tus relaciones dentro del equipo… debes saber que no dejará, bajo ningún concepto, que te relaciones fuera del círculo que controla con el fin de controlarte a ti: deberás tomar el café con el/ella cuando el/ella quiera, informarle de cada movimiento, justificar cada llamada; si eres de los que te gusta ir por libre, lo vas a tener francamente difícil.

    7.     Se sienten superiores, indispensables;  no es infrecuente que sus áreas de responsabilidad tiendan a una cierta desorganización y carencia de autonomía de sus colaboradores. Todo lo tienen que revisar, dar la última palabra; recuerda que actúan como un Oráculo, sólo ellos saben qué hacer, en qué momento y de qué manera y no aceptan que nadie del equipo les pueda hacer sombra. Si eres brillante no esperes formar parte de proyectos importantes; jamás se pondrán en marcha tus iniciativas.

8.     Gestiona el equipo como al resto de personas en su vida: “hoy por ti, mañana por mí. Sus criterios nunca serán claros, ni iguales para todos sus colaboradores, lanzando constantemente el mensaje: si te portas bien conmigo, tendrás tu recompensa”, como si de azucarillos se tratase. Penoso.

9.     En situaciones de estrés se vuelven más enérgicos, agresivos,  implacables y controladores. Darán órdenes incuestionables, no permitirán que levantes la cabeza del teclado mientras ellos mariposean. Son en estas situaciones en las que pedirá que saldes todas tus deudas… el mejor momento para decir no ¿verdad?
 

Según el Eneagrama… ¿Por qué actúan así? Lo que no vemos

 
En la infancia,  por el motivo que fuere, interiorizaron que si querían conseguir la atención y el amor de su entorno familiar y social, debían ser niños sumisos, dóciles, que ayudaban en las tareas domésticas, en el cole, a los vecinos;  siempre pendientes de lo que el resto del mundo quisiera dejando de lado sus propias necesidades, tan de lado que ahora no las encuentran.

Su miedo básico es no ser queridos ni aceptados; para contrarrestarlo en vez de proyectar lo que realmente son, adoptan una personalidad camaleónica, mutable, lo que les genera una gran inseguridad. Y es precisamente esa inseguridad la que intentan maquillar con grandes capas de conocimiento, actitudes y sobre todo espíritu de ayuda, diciéndose a sí mismos “pero vamos a ver, ¿quién es incapaz de querer a una persona que te resuelve la vida?”

Llevan tanto tiempo siendo lo que los demás quieren que sean y buscando ser necesitados, que muchos se han perdido en el viaje, ya que para hallar la seguridad han elegido el camino más difícil.

No puedes gustarle a todo el mundo. Siempre defraudarás. Si das esperando recibir en la justa medida, seguro que tus expectativas no se verán cumplidas y acarrearás grandes toneladas de frustración.

Pero ellos… simplemente no lo aceptan, no saben cómo hacerlo.

 
Imagen http://jaimeburque.com/blog

 

lunes, 7 de enero de 2013

Para seguir buscando y encontrando en 2013


Gestión de Personas...¡Todo un Arte! está a punto de cumplir su primer año de vida y coincidiendo con el final de las vacaciones de Navidad y tan próxima la magia de la Noche de Reyes  comparto con vosotros este documento gráfico que resume lo que ha sido todo este año: cómo y por qué inicié esta aventura y cual ha sido su resultado.
 
 
 
A todos los que habeis estado ahí... muchas gracias por vuestro apoyo, vuestro aliento y vuestras críticas. Habeis sido imprescindibles.
 
A los que habeis pasado por aquí y os habeis marchado... gracias por el instante compartido, fue bonito mientras duró.
 
A los que estais por llegar... espero no decepcionaros.
 
 
El primer vídeo del año dedicado a la FELICIDAD:






 



Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...